lunes, 12 de marzo de 2012

Semaforistas, una historia más del México real

México con sus poco más de 112 millones de habitantes sufre diversos problemas sociales, a la cabeza está la pobreza que mantiene en su poder a poco más de la mitad de la población obligándolos a echar mano de diversas formas para obtener recursos económicos



(Christian Valera R. /  | Veracruz, Ver. )
México con sus poco más de 112 millones de habitantes sufre diversos problemas sociales, a la cabeza está la pobreza que mantiene en su poder a poco más de la mitad de la población obligándolos a echar mano de diversas formas para obtener recursos económicos.
Entre las minorías está la imagen de los “Semaforistas” la cual cita en una de sus editoriales el autor Arnoldo Kraus en un análisis profundo sobre la subsistencia de mexicanos en los alrededores de los semáforos, situación que se acrecienta en las zonas urbanas.
A los semaforistas se les divide en diversas ramas desde las y los indígenas que venden sus productos hasta los menonitas que ofrecen quesos y galletas, también están los que comercializan chicles, verduras, flores, cargadores para móviles, juguetes, sin olvidar a los tradicionales limpia parabrisas y los traga fuegos.
Para Gustavo de Hoyos, Académico y Ex Investigador del Banco de México, la falta de programas efectivos por parte de los gobiernos ha sido el resultado de los grandes índices de desempleo en el país, orillando a quienes lo padecen a realizan actividades que pudieran parecer denigrantes, como lo es el caso de los semaforistas.
“Evidentemente los niveles de desempleo tan elevados que tenemos en el país, la gente requiere obtener un ingreso para llevar los alimentos a su casa, para cubrir las necesidades más elementales y se ven obligados a realizar actividades que a veces pudieran padecer hasta denigrantes como son por la forma en que lo hacen estar limpiando cristales, estar vendiendo cosas, etc, se pasan jornadas largas bajo el sol, bajo condiciones adversas pero tienen que estar ahí para resolver su problema de subsistencia”. (Gustavo de Hoyos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada